Ventajas competitivas en la logística de distribución

Para lograr “una ventaja” una empresa puede competir mediante costo o logrando que los clientes perciban que la oferta es diferente a la de los competidores.

En ambos casos el cliente debería pagar un precio más alto que los costes aplicables que tiene la empresa para realizar el servicio, si se compite por costo, la empresa ha de proporcionar un servicio a precio cada vez más bajo, considerando las nuevas alternativas y nuevos competidores que realizan una presión constante en el mercado.

Competir por costo (a precio cada vez más bajo) en un mercado de subcontratación, como lo pueden hacer en otras latitudes menos desarrolladas en relación con mercados más importantes, es aún más desafiante. Muchas empresas utilizan estos mercados entrando y saliendo para comercializar servicios deficientes e inseguros a precios reducidos, y mayoritariamente para generar un beneficio marginal. Esto desemboca en el hecho de que cuando se utilizan servicios subcontratados de manera marginal, la empresa que compite ofreciendo precios bajos puede quedarse en la cuneta sin previo aviso.

Competir mediante “la diferenciación” ofrece también sus desafíos. Por un lado hay que diseñar una oferta diferente para que el cliente la entienda, y por otro lado, es necesario conseguir que quiera pagar un precio “Premium” por el servicio.

Indudablemente, cuanto más costoso sea el servicio, aunque mejor, mayor precio deberá pagar el cliente para que la empresa sea rentable.

En cualquiera de los casos siempre será necesario competir con costos y NO con PRECIOS BAJOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *